Covid-19 en Paises Hispanohablantes

Covid-19+en+Paises+Hispanohablantes

Clariss Ajanel

COVID-19 tomó a todo mundo por sorpresa, dejando a los gobiernos con decisiones grandes en cómo enfrentar este problema. Para muchos países, un toque de queda empezó durante la segunda semana de Marzo. Como los Estados Unidos, países como Panamá, Guatemala y España empezaron a implementar regulaciones como máscaras, guantes y mantener dos metros de distancia entre personas. Pero estos países también tomaron pasos más allá.

Heidy Cucum, un estudiante de la Universidad Rafael Landivar de Quetzaltenango, explica cómo COVID-19 cambió cómo vivían su vida dia a dia. Un mes después de que el primer caso positivo fue confirmado, toques de queda fueron implementados: solo una persona por familia podía salir para compras y solo había un día a la semana que personas podrían salir a ir al banco o mercado.

Durante el primer mes de la cuarentena en Guatemala, no existían muchas regulaciones y mascaras solo eran una recomendación. Sin embargo, cuando el país se dio cuenta de lo peligroso que era el virus en Abril, se implementaron regulaciones.

El primer toque de queda se extendió a partir de las 9 p.m. hasta las 4 a.m … Esto fue en Abril cuando los casos acababan de subir. Our World In Data, una organización que toma investigaciones y datos de asuntos importantes como la pobreza y enfermedad y las hace accesibles y comprensibles para el público. Ellos afirman que Guatemala alcanzó su pico de COVID-19 en Junio 19, con 4.233 casos positivos ese día.

Desde ese día, los casos han bajado gradualmente con días teniendo tan solo 6 casos positivos. El toque de queda que tienen ahora permite a los residentes salir a la calle a partir de las 4 p.m. hasta las 4 a.m., y continuará así hasta que los casos comiencen a aumentar.

 El uso inactivo de las calles hace que la ciudad parezca una ciudad ghost.

“Tenemos un poco de libertad ahora,” comenta Cucum. “Mercado públicos se han abierto otra vez, aunque no hay muchas regulaciones debido a la inmensa cantidad de personas que pueblan un área pequeña,lo que me pone un poco nerviosa porque nunca sé con quién me encontraré o si llevarán una máscara. Pero es agradable estar fuera de nuevo”

A medida que los casos han disminuido, las regulaciones han cambiado para brindar más libertad y una sensación de normalidad. Un estudiante de la Universidad Rafeal Landivar en Guatemala, Marley Chuch, habló sobre su experiencia con el toque de queda, y explica cómo las regulaciones estrictas la hizo sentir.

“La policía te podría arrestar por no tener mascarilla,” dice Chuh. “Me siento segura, porque sé que las regulaciones están siendo cumplidas.”

España tuvo una experiencia similar: ellos empezaron su cuarentena marzo 14 después que un residente fue confirmado con COVID-19 dos días antes. Patricia Mariena, una estudiante de la Universidad Europea del Atlántico en España, explica que el virus era algo que tomaron en serio desde el día que empezó. 

“Desde [Marzo] hasta mayo, las medidas fueron bastante restrictivas. Solo puede salir a comprar, [visitar] la farmacia [o] el banco y [atender] una emergencia,” dice Mariena.

Una exalumna de Redwood, Layla Schmidt, se mudó a España el verano antes de su tercer año y dice que el país ha comenzado a abrir de nuevo, después de siete meses de cuarentena, pero la vida no es como antes.

“Vivo justo al lado de la playa, y fui de ir allí con amigos todos los días y salir todo el día a estar encerrado en casa haciendo la escuela todo el día.” dijo Schmidt “Extrañaba mi vida anterior, y ahora que el país se está abriendo, siento que estoy recuperando algo que no sabía que había perdido, ”

La experiencia del cuarenta era muy diferente en todo el mundo, y todos han tenido una experiencia única.

“Yo creo que para todos habían muchas fases, a veces tuvieron días normales, otros muy largos otros cortos. Casi durante lo más duro de la cuarentena trabajaba durante medio día y la otra mitad estudiaba. Entonces estaba muy cansada al final del día,” dice Schmidt.

Como Mariena, muchas personas se quedaron en casa, tratando de seguir las mismas rutinas que tenían antes de la pandemia. Estudiantes que teniendo los recursos continuaron su aprendizaje en la escuela en línea.

Una estudiante en la escuela del Instituto Profesional Técnico Agropecuario los llanos Ocú Panamá, Yatsuri Diaz, explica cómo se siente que el aprendizaje a distancia haya afectado su aprendizaje y el plan de estudios.

Comprando comida en el mercado público en Guatemala nunca va hacer normal otra vez. Courtesy of Cucum

“Los módulos siguen pero a veces no entendemos. Necesitamos la explicación del profesor para entender el modelo y poder mandarlo,” dice Diaz.

Para muchos estudiantes alrededor del mundo, la escuela virtual ha comprobado ser difícil, y Diaz no es excepción.

“El internet nos está ayudando mucho pero también nos está afectando porque podemos ir a una página y se nos pasa el tiempo y no aprendimos nada,” dice Diaz.

Por COVID-19, Panamá ahorita esta en brinco de sufrir una crisis económica. Vegetales, pescado y comida que antes era fácil de mantener ahora son comidas caras y escarchas. Además de esto, Díaz explica cómo algunos maestros no pueden pagar cierta tecnología y están luchando para mantenerse al día con la escuela en línea.

“[Por razones económicas] hay unas personas que no pueden dar clases virtuales porque no tienen móviles o computadora para hacerlo,” dice Diaz.

Los maestros no son los únicos que están luchando. Díaz entiende que algunos estudiantes faltan  los recursos necesarios para seguir estudiando durante esta pandemia.

“Creo que es injusto que los maestros quieran que vayamos a Whatsapp o a Zoom para las clases porque no todos tienen los recursos,” explica Diaz.

A medida que la pandemia continúa, el futuro parece poco claro y las circunstancias se deciden en función de la información que tenemos día a día.

“Mientras esto continúe, creo que tenemos que tener cuidado con todo lo que hacemos, y entender que esto no es algo que tenemos control,” dice Schmidt.

 

 

Chequeando WhatsApp todos los días, estudiantes ven que van hacer ese día. Courtesy of Diaz