El viaje de aprender inglés: cómo los estudiantes de ELD mejoraron

El principio de un nuevo año escolar en la clase de English Language Development (ELD) presenta otra oportunidad para los estudiantes que vienen del extranjero para mejorar su inglés, además de su autoconfianza y su confianza en la escuela. Desde que algunos estudiantes empezaron en Redwood y pasaron múltiples años en ELD, observaron que sus habilidades con el inglés mejoraron. A medida que la junior Ruthielem “Ruth” De Britto y la sophomore Saidy Reyes comienzan un nuevo año en la clase de ELD, reflexionaron sobre su experiencia en la clase y el sistema de apoyo que les ayuda con el inglés.

De Britto vino en 2015 a los Estados Unidos desde Goiania en Brasil. Asistió a Pinole Middle School en Richmond para el curso ocho. Aunque De Britto estaba en una escuela Americana antes de llegar a Redwood, no hablaba mucho inglés y se esforzó por interactuar con la gente.

“Tenía miedo porque mi inglés no estaba bueno, así empezar en una nueva escuela con personas diferentes y no conocer a nadie era un poco difícil. Pero la clase de ELD, señora McCrea y todos me ayudaron mucho,” dijo De Britto.

Para ayudar a mejorar el inglés de los estudiantes, la clase de ELD se enfoca en mejorar las habilidades de leer, escribir, hablar y escuchar a través de la colaboración y la conversación. De Britto observa que conversar con los otros en la clase la ayuda más.

Estudiando las notas de su carpeta, Madu Ferreira Vidal y Ruth de Britto se ayudan a estudiar.

Estudiando las notas de su carpeta, (de la izquierda a la derecha) Madu Ferreira Vidal y Ruth de Britto se ayudan a estudiar.

“Digo a todos que puedo sobrevivir. Creo que [mi ingles] esta bien. Puedo ir a la escuela, comprar cosas, hablar con la gente, entonces pienso que está mejorando,” dijo De Britto.

Debbie McCrea, una profesora de Español AP y de ELD, estaba enseñando ELD en Redwood durante mas de 10 anos. Según McCrea, su esposo inmigró de México, así que entiende las luchas que los alumnos enfrentan cuando tienen que adaptarse a un nuevo país, y quiere proveer un apoyo académico y emocional para ellos. Dice que está impresionada por la ética de trabajo diligente de los estudiantes, además de su afán por aprender.

“Yo admiro mucho estos estudiantes que vienen a Redwood y desconocen el idioma, la cultura. La verdad [es que] me inspiran porque trabajan tanto. Aprecian la educación, aprecian las oportunidades que hay en Redwood. Es muy lindo,” dijo McCrea.

Reyes, otra estudiante en la clase de ELD, es una sophomore de Guatemala. Ella se mudó de Quetzaltenango, una ciudad ubicada en las tierras altas al oeste del país. Cuando llegó a los Estados Unidos en 2017, Reyes no hablaba mucho inglés porque su escuela en Guatemala no tenía una clase de ingles apropiada.

Sentada en el quad, Saidy Reyes aprovecha un día soleado en Redwood.

Sentada en el quad, Saidy Reyes aprovecha un día soleado en Redwood.

“Entiendo siempre lo que dicen los maestros, [pero] hablarlo, no mucho. Creo que todos tienen ese miedo al hablar otro idioma,” dijo Reyes.

Aunque Reyes dice que es tímida y solo puede decir algunas palabras, reconoce la importancia de hacer un esfuerzo cuando habla inglés. Es esencial para progresar en Redwood.

“Ya entiendo [el inglés] y se que necesito hablarlo porque si no trato de mejorar, si no lo hago yo misma, nadie lo hará por mí,” dijo Reyes.

Durante los años que McCrea ha enseñado ELD, observó que muchos estudiantes entran en la clase con un conocimiento muy basico del ingles. Pero, después de solamente un año de estudiar, McCrea señaló que hay una mejora significativa para la aptitud de la lengua.

“El crecimiento es fenomenal. Llegan estudiantes que no hablan nada, y dentro de un año hablan. Dentro de dos o tres [años], todos hablan. Es increíble. Muchos reciben el diploma. El año pasado, tuvimos siete u ocho [estudiantes] del programa que se graduaron,” dijo McCrea

De pie con orgullo junto a la señal de la clase de ELD, (de la izquierda a la derecha) Madu Ferreira Vidal, la paraedúcadora de ELD Xenia Rodriguez, Maria Villar y la profesora de ELD, Debbie McCrea, están entusiasmadas por otro día de clase.

De pie con orgullo junto a la señal de la clase de ELD, (de la izquierda a la derecha) Madu Ferreira Vidal, la paraedúcadora de ELD Xenia Rodriguez, Maria Villar y la profesora de ELD, Debbie McCrea, están entusiasmadas por otro día de clase.

Aunque la mayoría de los estudiantes de ELD terminan el programa con un inglés sobresaliente, aprender un nuevo idioma requiere un trabajo y una dedicación inmensos en todo el proceso de desarrollo del lenguaje y más allá.

De Britto y Reyes todavía luchan con su inglés, pero piensan que están más avanzadas con el inglés que si no hubieran tomado la clase de ELD. Reyes piensa que para desarrollar habilidades en inglés rápidamente, es importante que los alumnos nuevos en la clase de ELD tengan confianza en sí mismos y no tengan miedo de pedir ayuda.

“[Es importante que los alumnos de ELD] tengan confianza en sí mismos. No gasten el tiempo, que se enfoquen en el inglés. Siempre preguntarle a los maestros, y si tus maestros no te entienden, preguntarle a alguien más, como a la maestra ELD, Ms. McCrea. Siempre no te enfoques en lo que piensan los demás y piensa en lo que tu crees que es correcto,” dijo Reyes.

Share this article: