Español para Hispanohablantes prospera con diversidad

Additional reporting by guest writer Diego Clavijo.
DSC_0178

Foto por Vincent Leo

Cuando llegas a Redwood solo se escucha inglés: la música, las lecciones y las conversaciones entre amigos. Pero eso no refleja el 10 por ciento de la población de la escuela de quienes su idioma principal no es el inglés. Por esa misma razón, después de seis años volvió haber una sección de Español para Hispanohablantes (EpH) en Redwood.

Según el líder del departamento de idiomas, Debbie McCrea, aunque la clase ha existido en el Tamalpais Union High School District (TUHSD) por 20 años, Redwood no pudo tener la clase porque no podían llegar al mínimo de 20 alumnos en la clase.

La maestra de la clase Anna Alsina informa que aunque los alumnos puedan hablar con fluidez, el escribir les falta un poco de práctica porque no lo hacen seguido.

“Muchos no leen en español, solamente lo hacen en inglés debido a sus clases y encontrar materiales en español es más difícil,” dijo Alsina. “El inglés, ellos lo escriben y lo leen en sus clases, el español no está tan presente en sus vidas. Esta clase es un lugar donde ellos puedan trabajar en su español y conocer aspectos culturales del español que ellos no conocían.”

Inicialmente, para tratar de apuntar alumnos a la clase de EpH, les preguntaron a los que sabían que evan nativo hablantes y alumnos que hablaran español con fluidez aunque no es su primer idioma. De esa manera pudieron encontrar algunos alumnos para integrarse inicialmente en la clase.

Según Alsina, también este año casi no podían tener una sección de EpH porque inicialmente sólo se apuntaron 17 alumnos, pero a medida que iba avanzando el año más estudiantes se apuntaron.

“Los alumnos empezaron a difundir la clase y así más alumnos empezaron a integrarse. Todas las sillas se fueron llenando hasta que ya no [quedaron] mas lugares disponibles,” dijo Alsina. “Los estudiantes hablan entre ellos y se dan cuenta que ellos pueden estar ahí, debido a que son hablantes nativos. O también puede ser que conozcan las clase a través de los consejeros.”

La variedad de culturas y países de donde vienen los alumnos es una parte que agrega a la clase. Según Alsina, hay estudiantes de Argentina, Guatemala, El Salvador, España y México quienes añaden sus propias perspectivas a las lecciones en la clase.

DSC_0183

Foto por Vincent Leo

“Podemos hablar de cualquier tema sin ninguna barrera del idioma, podemos debatir, y discutir temas complejos sin el impedimento de no entendernos unos a otros, entonces podemos hablar acerca de todo,” dijo Alsina.

La variedad de culturas es algo que atrae a alumnos a la clase, como el estudiante de cuarto año, Diego Kroell.

“Compartimos la misma cultura, porque la mayoria son latinos, es como un conjunto de personas que tiene algo relacionado, que tienen algo en común,” dijo Kroell. “Creo que es más entre el diálogo y las conversaciones [que] son más culturales que en otras clases.”

Aunque muchos alumnos que son parte de la clase hablan español en sus casas, esta clase es una oportunidad de mejorar.

“Los ayuda a mejorar y ampliar su vocabulario. También se exponen a leer y escribir en español, cosa que no hacen en sus otras clases,” dijo Alsina. “El nivel de español de los alumnos es buenisimo y entienden con facilidad todo.”

Esa misma ampliación de vocabulario es lo que atrae a la estudiante de tercer Bruna Busquets a la clase. Después de que se mudó de Barcelona a Tiburon de intercambio, cuando Busquets se apuntó en clases supo que EpH iba suplementar su horario escolar.

“Lo que me gusta es que no es tanto aprender el idioma porque todos allí ya sabemos hablar español, pero es seguir practicandolo para no perderlo,” dijo Busquets. “Además lo que me gusta más es que conoces diferentes culturas y acentos de diferentes partes del mundo aunque sean hablar español. Todos los estudiantes son de diferentes países y eso me gusta mucho.”

Para Kroell, le gusta más EpH que clases como matemática y ciencia por la manera que está estructurada.

“Es más divertido. En matemáticas todo está planeado y en la clase de hispanohablantes va conforme a la clase a lo que debemos hacer,” dijo Kroell. “La clase de matemáticas seguimos un patrón de secuencia que va, primeros 20 minutos esto y 30 minutos esto. Y esta clase de español es más relativa, tenemos tiempo de hacer lo que queramos mientras hablemos en español y es mejor.”

Según McCrea, la diferencia entre las clases APs estaban creadas con el propósito de escribir ensayos y analizar, mientras la clase de EpH tenía un propósito diferente que fue tener ideas nuevas y diversidad.

Para Alsina, no tiene que preocuparse de enseñar cosas como gramatica, pero toma el tiempo para enseñar ortografía.

“Entienden todas las palabras pero no saben cómo se escriben, ampliamos vocabulario, estudiamos materiales auténticos y que no están modificados, que son originalmente del español,” dijo Alsina.

Alsina se enfoca en encontrar temas relevantes que les interesan a los alumnos cuando planea sus clases.

“Yo me esfuerzo mucho preparando mis clases, por ejemplo, ahora estamos hablando de las tecnologías de la información, como afectan a las personas, a los jóvenes y a niños. Yo intento encontrar temas que les interesen a mis alumnos,” dijo Alsina.

Para Busquets, poder preservar su español mientras estar en la escuela es un aspecto que le gusta de la clase.

“Es una manera de seguir practicando y además conocer más gente, nuevas culturas, nuevos países y acentos sobre todo. Mucha gente lo habla en casa o quizás ni eso pero lo conocen así lo que quieren es practicar y no perderlo,” dijo Busquets.

Aunque todos pueden entender el español, todas idiomas tienen acentos que dependen de sus paises de origenes.

“En España les dicen a las chicas lindas ‘mona’, y en mi país nunca le decimos ‘mona.’ Porque si le decimos ‘mona’ sería como llamarla mono o algo así. Entonces yo no le diría algo así a una chica pero en españa si lo dicen, es como decir, ‘esa chica es muy mona.’’

El sentido de comunidad está muy vivo en la clase, según ambos Kroell y Busquets. Dijeron lo que más se destaca de la clase es la variedad de personas en la clase.

“Es como un choque y una mezcla de muchas culturas y mucha gente diferente que viene de lugares y familias diferentes que tienen algo en común que es el español. Esa mezcla enriquece la clase y hace que la clase sea más rica y completa,” dijo Busquets

DSC_0190

Foto por Vincent Leo

Share this article: